Dos meses antes de la guerra civil, los milicianos prendieron fuego a las iglesias de Alzira. Toda la centenaria documentación sobre San Bernardo fue destruida. Medio siglo después el entonces presidente de la Archicofradía, José Palacios Boquera, consideró oportuno obtener un documento del Vaticano que ratificase el patronazgo.

Él mismo nos dejó este artículo, hasta ahora inédito, donde nos relata los motivos y visicitudes que le llevaron a solicitar y obtener en 1987 la ratificación de Sant Bernat i les Germanetes como Patronos de Alzira.

Sin duda, la importancia del artículo radica en que José Palacios fue el principal promotor de la idea y estuvo en primera línea de todo lo acontecido.

Un tema que, en diversas ocasiones y sin ser presidente de la archicofradía, había comentado con Francisco Albiol y algunos miembros de la Archicofradía, era el patronazgo canónico de los Hermanos Mártires Bernardo, María y Gracia. Tenía interés en conocer los documentos que existían en Alzira, en el Arzobispado y en Roma referentes al patronazgo canónico, pues no quería dudas sobre el mismo. Había escuchado distintas versiones. Existía tradición y muchos escritos que daban referencia, pero, a mi entender, faltaba un documento taxativo que evitara toda duda sobre el patronazgo de San Bernardo y también sobre el patronazgo de las hermanas María y Gracia. No deseaba problema en el futuro. Alzira ya había tenido demasiados problemas de carácter canónico y de patronazgo y que precisamente yo había sufrido en etapa difícil y angustiosa como presidente de la cofradía de la Virgen del Lluch. Había que obtener documento que evitara cualquier duda.

No había que olvidar que algunos afirmaban que el patronazgo de San Bernardo era por decisión del Ayuntamiento (19 julio 1643) sin incluir a las hermanas y sin confirmación canónica. Otros afirmaban que eran patronos con la Virgen del Lluch, mientras que había que afirmaban que eran patronos con la Virgen de la Murta por el acuerdo del Ayuntamiento que habla de copatronazgo sin indicar con que advocación de la Virgen o santo (6 mayo 1893). Si San Bernardo era patrón de Alzira por simple acuerdo municipal, la Virgen de la Murta era la copatrona también por simple acuerdo municipal sin necesidad de confirmación canónica. Estas y otras afirmaciones siempre mantenían que San Bernardo era patrón de Alzira. En ello no existía duda, aunque sí en la forma. Había, por tanto, que eliminar cualquier tipo de duda. Había que zanjar el tema canónico del patronazgo de los Hermanos Mártires Bernardo, María y Gracia

MONASTERIO DE POBLET

Durante la solemnidad de la Pascua de Resurrección de 1987, la Archicofradía preparó y realizó un viaje a Roma con visita y audiencia del Papa Juan Pablo II. Mis obligaciones – la visita a Madrid del Ministro cubano de Comercio interior – no me lo permitieron. Les esperé junto con mi esposa y mi hijo Javier en el Monasterio. Mantuve una larga y bella conversación con el Abad P. Maur Esteva. Me enteré casualmente que se había producido un mal entendimiento con Juan Piris y ello por simple error. Procuré subsanarlo. Poblet no tenía excesiva documentación y allí tomé le decisión de viajar a Roma y aclarar definitivamente la situación, en este momento, del patronazgo de Bernardo, María y Gracia. Todos afirmaban que estaba claro, incluso en el Monasterio de Poblet, pero no se me entregaba un documento fehaciente de confirmación canónica.

ROMA: S. Congregación para el Culto Divino

Nuestro consiliario Juan Píris habló con el Arzobispo Monseñor Roca Cabanellas sobre el patronazgo y sobre la archicofradía y consideró oportuno aclarar la situación canónica en Roma, ya que en el arzobispado no constaba documento pontificio, aunque nadie dudara. Hay que reseñar que la documentación del arzobispado fue destruida durante la contienda civil (1936–1939). Me obsesioné más en viajar a Roma. Era imprescindible.

Me desplacé a Roma con Juan Piris el 23 de junio (de 1987). Al siguiente día, 24 festividad de San Juan y, por tanto onomástico del consiliario visitamos la S. Congregación para el Culto Divino. Es interesante detallar la visita por providencial. Nos adentramos en el edificio de la Congregación (Piazza Pio XII – Roma) y preguntamos por el P. Jordi – el nombre nos lo había facilitado el buen amigo Monseñor Vicente Carcel Ortí condiscípulo de Juan y jefe de la Cancillería del Tribunal Supremo – Signatura Apostólica. Agradable y simpático nos recibe el P. Jordi. Le manifestamos el motivo de nuestra visita que no era otro que el conocer toda la documentación referente al patronazgo canónico de los santos cistercienses Bernardo, María y Gracia. El P. Jordi se levanta y abriendo el fichero nos lee un breve texto que había preparado para el Martirologio de la Iglesia Universal que se estaba preparando por mandato del Papa Juan Pablo II. Nos mira y afirma de inmediato:

– Los Mártires Bernardo, María y Gracia eran y son los patronos canónicos de la Ciudad de Alzira. Alzira solo tiene esos patronos.

Nos quedamos sorprendidos.

– ¿Queréis un documento?. Bueno, enviad una solicitud firmada por los párrocos de Alzira y un escrito o certificado de la autoridad civil competente que haga constar la antigüedad del patronazgo y que se halla vigente. Inmediatamente la Santa Sede lo confirmará por escrito porque en esta Congregación no existe duda del patronazgo de los tres santos cistercienses.

Perplejidad y sorpresa. El P. Jordi nos sigue diciendo que, aunque no hubiera documentos, no había duda ni problema ya que San Bernardo, María y Gracia son los únicos patronos canónicos de Alzira.

– Yo -afirma el P. Jordi- soy monje de Poblet que se encuentra en Roma en servicio a la Santa Sede. ¿Conozco a Sant Bernat de Alzira, hermano de orden? Si queréis hablamos en nuestra lengua.

El P. Jordi hablaba en catalán y nosotros en valenciano. Nos quedamos sorprendidos. Pero claro había hecho una afirmación en el sentido de que “Sant Bernat i les Germanetes eran los únicos patronos de Alzira”, cuando nuestra ciudad también tenia una patrona que era la Virgen del Lluch. El sorprendido ahora era el P. Jordi. No lo comprendía. El P. Jordi identificaba a Sant Bernat i les Germanetes con Alzira y a Alzira con Sant Bernat i les Germanetes. No comprendía la existencia de una patrona de Alzira. El P. Jordi pregunta incrédulo:

– ¿Alzira tiene una patrona canónica y por tanto confirmada por la Santa Sede?.

– Sí, le contestamos.

No se lo creía. Le contesté que la Virgen del Lluch era patrona canónica de Alzira confirmada por Breve apostólico de S. S. el Papa Pablo VI y comunicación de la S.Congregación para el Culto Divino. Le manifiesto que el expediente lo conozco al mínimo detalle porque palabra por palabra lo había preparado como presidente de la cofradía de la Virgen del Lluch en aquel entones. Juan me miraba.

– ¿Recuerdas la fecha? -Me pregunta el P. Jordi-

De inmediato le contesto que era el 30 de marzo de 1978 y que mi firma se hallaba estampada en el expediente–solicitud. El P. Jordi calla y se marcha. Regresa con el expediente en la mano y señalando con el dedo mi firma. Dice:

– Esto no se debía de haber pedido por vuestra parte, pues la figura de San Bernardo y sus hermanas María y Gracia representan mucho para Poblet, Carlet y Alzira y, además, si tenemos en cuenta que Alzira tiene el privilegio de ser el custodio de sus insignes reliquias. Si este expediente hubiera pasado por mis manos le hubiera puesto inconvenientes.

El P.Jordi se fija un poco más y mirándome comenta:

– También habías pedido que la Virgen del Lluch fuera la Patrona Principal de Alzira y eso sí que era imposible, porque aquí la constancia litúrgica y, con todas las de la ley, era y es que los Patronos principales son los Mártires Bernardo, María y Gracia. Además la orden cisterciense ha trabajado mucho para la inclusión de los tres hermanos en el Martirologio de la Iglesia Universal.

Nos encontrábamos en Roma para que alguien nos facilitara información y documentos y nos encontramos que uno de los asesores, durante años, de la Congregación para el Culto Divino era un monje de Poblet….No podíamos pedir más-

Con sonrisa me dice:

¿Te dedicas a confirmar canónicamente patronos?

Sonreímos todos.

Era nuestra intención conocer documentos sobre nuestros patronos. Estábamos convencidos que había algo en los archivos de la Congregación para la causa de los santos, ubicado en el mismo edificio. Nos presentó a Monseñor Tedeschini y pudimos observar la copiosa información sobre advocaciones de María y de santos que allí se guardaba. Buscamos. Monseñor Tedeschini encontró el original de la concesión de la Misa y Oficio propios de nuestros patronos para la Archidiócesis y el reino de Valencia (Benedicto XIII – 17 septiembre de 1725) Nos entregó una fotocopia autenticada con firma y sello de la congregación. Por nuestra parte regalamos el libro «Las Tres Púrpuras de Alzira» de Jaime Cervera.

Concretamos con el P. Jordi Gibert de que elevaríamos las preces a la Santa Sede para la ratificación del patronazgo que dependía de la Congregación para el Culto Divino. Nos informó con detalle de cómo prepararlo y presentarlo. Hablamos también de la confirmación de «Archicofradía» y nos invitó a que con la documentación que poseyéramos abriéramos expediente y se lo enviáramos `que se encargaría de tramitarlo. Se puso a nuestra disposición para cuanto precisáramos, alegrándose mucho de nuestro interés por «Sant Bernat i Les Germanetes», a la vez que nos informaba que sus últimas noticias eran que se había logrado encontrar un documento con la firma de San Bernardo, como administrador del Monasterio de Poblet. De todo ello nos podían facilitar mayor información en Poblet.

Previa autorización visitamos el Archivo Secreto Vaticano. Tuvimos plena libertad para buscar cualquier documento. Obsequiamos un ejemplar de «Las Tres Púrpuras de Alzira» de Jaime Cervera.

Es digno de dejar constancia del apoyo y ayuda recibida de Monseñor Vicente Cárcel Ortí, sacerdote valenciano que nos facilitaba los medios necesarios para que nuestra búsqueda resultara rápida y eficaz.

PRECES: Patronazgo

Detenidamente preparé la redacción de las preces que había que presentar al Arzobispo de Valencia para que éste, a su vez, si lo creía conveniente, las elevara al Santo Padre. Juan Piris revisó y retocó, quedando redactado el texto definitivo el 8 de julio de 1987, siendo firmado por el Arcipreste Francisco Albiol Bañon, párroco de Santa Catalina y Consiliario Juan Piris Frígola; párroco de San Juan Bautista Bernardo Pastor Sales; párroco de la Encarnación José Domínguez Valor; párroco de los Santos Patronos Conrado Andrés Andrés; párroco de Nuestra Señora del Lluch José Santamaría Serrat y párroco de la Sagrada Familia Juan Pont Bodí. El Vicario Episcopal de la Ribera Alberto Caselles Fornés lo firmó en el Palacio Arzobispal. Se adhirieron con su firma los sacerdotes alzireños Bernardo Carreres Oliver, Bernardo Bañuls Fontana y Bernardo Mompó Mompó, así como las comunidades religiosas con residencia en Alzira. Hogar Santa Teresa Jornet (Hermanitas de los Ancianos Desamparados); Colegio de la Purísima (Hermanas Franciscanas de la Inmaculada); Colegio de los Santos Patronos (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul) y Hospital Municipal (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul).

El Excmo. Ayuntamiento de Alzira, mediante certificado de D. Manuel Pesudo Esteve, secretario y con el Vº Bº del Alcalde Francisco J. Blasco Castany, confirmaron el nombramiento de Patrón a favor del glorioso Mártir San Bernardo (19 julio 1643) y su constancia permanente e ininterrumpida del patronazgo de los Santos Bernardo, María y Gracia.

Como anexo a la solicitud del presbiterio y certificado municipal se incluyeron escritos de adhesión de los presidentes de la Archicofradía de los Santos Patronos José Palacios Boquera y Amparo Vázquez de Borrás; Muy Ilustre Cofradía. de Nuestra Señora del Lluch, patrona de Alzira, José Vicente Vila Castellar y Vicenta Bernabeu de Tudela; Real Cofradía de la Virgen de la Murta Juan Vidal Casterá y Mª Amparo Bono de Rosell; Colonia Alzireña en Valencia Alfonso Navarro Pons e Irene Piera de Vivar; Circulo Alzireño José Palacios Boquera; Club – Tenis Alzira Rafael Sanfrancisco Llinares; Radio Alzira – Cadena Ser Alfonso Rovira Marín y las entidades sociales, industriales, culturales, recreativas, públicas y privadas encabezadas con la firma del prestigioso industrial alzireño Luis Suñer Sanchis, Medalla de Oro de la ciudad de Alzira.

Al recordar estos instantes hay que agradecer el cariño y afecto que todos, sin distinción, firmaban, explicándoles que nuestra solicitud «era una ratificación del patronazgo de Bernardo, María y Gracia para la obtención de un documento pontificio que despejara toda duda». Conocedores de épocas pasadas y no muy lejanas a todos les pareció no solo, muy oportuno, sino necesario. En la solicitud de firma se pudo constatar cuanto representan Sant Bernat i les Germanetes para todos los hijos de Alzira, así como para sus instituciones.

Como ya tenia experiencia y para evitar duda alguna y suspicacias en los trámites del expediente solicitamos «BERNARDO, MARIA Y GRACIA como PATRON (NO Patronos) PRINCIPAL». Había que evitar hablar de tres patronos. Ya había una PATRONA, la VIRGEN del LLUCH. Solicitábamos que Bernardo, María y Gracia (los tres hermanos) eran los Patronos principales de Alzira, de acuerdo con la Instrucción de la Sagrada Congregación para el Culto Divino de 24 de junio de 1970 nº 31 (Acta Apostolicae Sedis 62. – año 1970).

Nuestro consiliario Juan Piris lo entregó personalmente al Arzobispo Monseñor Miguel Roca Cabanellas. – El Arzobispo elevó preces a la Santa Sede mediante precioso escrito. Todo el expediente lo entregó en la S. Congregación para el Culto Divino Monseñor Vicente Carcel Ortí el 19 de agosto de 1987.

El 23 de agosto me desplacé a Roma y visité al P. Jordi Gibert, el cual tuvo innumerables atenciones conmigo. Al P. Jordi ya le había pasado la sorpresa del patronazgo de la Moreneta. Tomamos un refresco en la cafetería en la Via della Concilliazione. Adelantándose a una petición que iba a solicitarle contestó que el decreto de la S. Congregación ratificando y confirmando el patronazgo de los tres hermanos mártires llevaba fecha de 20 de agosto, día en que, según la tradición, fueron martirizados. Ya en su despacho me aclaró el texto del documento que se había enviado al Arzobispado de Valencia, vía diplomática por la Nunciatura Apostólica. De inmediato me entregó una copia del documento que guarda la S. Congregación. Me explicó que, en determinados tiempos, no se conservaba en la Congregación copia, pues unicamente existían originales hechos a mano y que eran bellos pergaminos. Por otra parte en Roma habían existido guerras, expolios, cambios de sede….y ello explicaría que no hubiera constancia de privilegios, concesiones y hechos puntuales.

Era feliz, pues el 20 de agosto de 1987, aniversario del martirio de los Mártires Bernardo, María y Gracia, la S. Congregación para el Culto Divino ratificaba y confirmaba el patronazgo. En el futuro ya no cabrían dudas SANT BERNAT I LES GERMANETES eran PATRONOS CANÓNICOS DE LA CIUDAD DE ALZIRA, patronazgo que la Providencia y la comunidad cristiana alzireña han querido comparta con la VIRGEN MORENETA del LLUCH.

COMUNICACIÓN: Ratificación patronazgo

El Arzobispo Monseñor Roca Cabanellas entregó a Juan Piris, consiliario de la Archicofradía el documento original de la S. Congregación. Ahora había que comunicarlo oficialmente. Como ya me ocurrió siendo presidente de la cofradía de la Virgen del Lluch, no queríamos crear confusiones, pues no era, por decirlo de algún modo, un nuevo patronazgo, sino la ratificación del patronazgo ya existente. En esto el texto del decreto clarifica mucho. El Arzobispo deseaba que se comunicara solemnemente en una Celebración Eucarística que tendría lugar en octubre. Nosotros no pensábamos del mismo modo, pues era una ratificación del patronazgo existente que había sido nuestro objetivo. No queríamos crear intranquilidad en los cofrades de la Virgen del Lluch, a los que no había agradado «patronos principales». Había alguno que sacaba conclusiones erróneas. Se olvidaba que, para el patronazgo de la Virgen del Lluch, tuvimos que dejar constancia que el patronazgo de la Moreneta” no ha sido en detrimento, ni menoscabo del patronazgo de los Santos Bernardo, María y Gracia, sino, al contrario, por cuanto la religiosidad alzireña ha rodado entre ambas advocaciones.

Enfado de algunos cofrades de la Cofradía de la Virgen del LLuch

Alguna persona también había olvidado el texto de las cartas remitidas desde Roma, en que nos indicaban las dificultades para el patronazgo de la Virgen del Lluch por existir ya «tres patronos». Algunos olvidaban que nuestra solicitud de patronazgo a favor de la Virgen del Lluch – texto preparado en su totalidad por mí – pedía «patrona principal», pero no se otorgó porque ya existían. Era consciente que “algunos” creerían que le había arrebatado algo a la Moreneta del Lluch. ¡Qué pronto se pierde la memoria histórica!

Algunos no comprendieron el que la Santa Sede confirmara el que los Hermanos Mártires Bernardo, María y Gracia eran los PATRONOS PRINCIPALES de la Ciudad de Alzira. La Madre de Dios era más que cualquier santo. No querían más explicaciones. Les molestó que el presidente que había luchado por el patronazgo de la Moreneta durante años, ahora solicitaba y obtenía el patronazgo de los mártires. Según ellos y esto se percibía, se les quitaba “algo”. Personas que, cuando se solicitó el patronazgo de la Virgen del Lluch, apreciaban como lógico que el patronazgo de la Moreneta no sería en detrimento del patronazgo de los Santos Patronos, sino más bien complementario, ahora ni siquiera se les puede recordar. Han olvidado las cartas que, en nombre del arzobispo D. Marcelino, nos envió su secretario Joaquín Mestre que decían «Alzira tenía tres patronos principales y no había motivo alguno para…». Han olvidado que, si el entonces presidente de la archicofradía Manuel Montagud Ricart se hubiera opuesto al patronazgo de la Moreneta, quizás, hubieramos tenido mayor dificultad y siempre queda la duda de si la Santa Sede hubiera aceptado. Han olvidado la postura inicial del Cardenal Larraona, prefecto de la S. Congregación de Ritos. Han olvidado el trabajo de aquel irrepetible grupo de personas eminentemente católicas y comprometidas (Pepe España y Maria Moll; Tomás España y Angeles España; Manuel Montagud y Mª Virtudes Piera; Mª Carmen Quílez; Isabel Revert; José Piera; Alfonso Navarro; Miguel Durá, Rafael Sanfrancisco…Joaquín Nadal Steinfelder) que queríamos el máximo para la Mare de Deu del Lluch, pero también para San Bernat i les Germanetes, fundamento y base de la fé alzireña.

Hay más. Pepe Palacios no declaró a Sant Bernat i les Germanetes Patronos principales, sino que fue la Santa Sede. No debe olvidarse que las preces que Pepe Palacios, como presidente de la cofradía de la Virgen del Lluch, preparó para el patronazgo de la Moreneta suplicaba el «Patronazgo Principal» y no se concedió por la Congregación porque allí SI constaba que los patronos principales eran Bernardo, María y Gracia como así consta en el oficio propio (S. Congregatio Rituum. Decreta Litúrgica 1723 / 1726, ff, 321 – 322). Jaime Cervera en Las Tres Púrpuras de Alzira cita el patronazgo principal de Carlet y Alzira.

27 septiembre 1987: El Arzobispo en Alzira

El Arzobispo Roca Cabanellas, tal y como tenía comprometido, se desplaza a Alzira para presidir la Eucaristía Solemne con motivo de las fiestas patronales de la Virgen del Lluch. Esa mañana resultó complicada, pues, por una parte, denotaba que determinados cofrades de la Moreneta no solo no comprendían mis planteamientos y postura, sino que lo manifestaban públicamente sin argumento alguno. El mismo Aure escribía un artículo fuera de tono y de la realidad eclesial. El Arzobispo había aceptado a Juan Piris la sugerencia hecha tiempo atrás, pero mantenía que debía comunicarse, de un modo solemne, pues los Santos Patronos eran, desde siglos, la base de nuestra fe cristiana y que debía no solo mantenerse, sino potenciarse.

Mantuve una conversación con Juan y se concretó que hablaría con el Arzobispo en el instante de la recepción y le explicaría de que en la homilía todo lo relativo al decreto de la Congregación y hablara únicamente de la Moreneta y que invitara a las dos cofradías patronales a aunar actividades. No quedó muy convencido el Arzobispo y aunque aceptó la sugerencia y explicación de Juan, se tenía duda razonable de que en la homilía…Cuando le saludé y en presencia de los presidentes de la Cofradía de la Virgen del Lluch, ya me manifestó:

– Bien.. bien, pero que conste que no pienso igual que Juan y tú.

Instantes Juan me preguntaba si tenia copia del texto de la Congregación, respondiéndole negativamente. El Arzobispo le había manifestado que quería leerlo, para recordar bien el texto.

En la homilía, tras saludar a todas las autoridades, nominó a todas y cada una de las cofradías con palabras y orden muy cuidado -me enteré con posterioridad que lo había preparado Juan-. Habló de María, Madre de Dios; de la Moreneta del Lluch y su significación devocional en la comunidad cristiana alzireña. Mas, finalizando vino a decir:

– Deseo aprovechar esta oportunidad de que estamos celebrando la fiesta. de vuestra patrona la Santísima Virgen del Lluch y precisamente en el altar de los Santos Patronos, para comunicaros que, con una rapidez inusual en el actuar de la Santa Sede he recibido escrito de la Sagrada Congregación para el Culto Divino, en el que ratifica y confirma a los Santos Bernardo, María y Gracia como patronos principales de esta querida ciudad de Alzira y ello de acorde con el sentir unánime y multisecular del pueblo alzireño que tienen a sus Santos Patronos como origen y fundamento de la fe cristian.

Mire a Juan que se encontraba junto al Prelado en el altar. Nuestra mirada fue suficiente. En el momento de las ofrendas y al acercarme junto con la presidenta, el Arzobispo me dijo:

– ¿Lo he hecho bien? ¿Estás contento?

Lógicamente no solo se refería a mi persona, sino que también al consiliario – arcipreste, pues bien conocía que todo cuanto se planteaba lo estudiábamos conjuntamente. Ambos estábamos en el mismo proyecto y con los mismos objetivos y ello porque me había involucrado Juan Piris.

La Comunidad cristiana alzireña, en fin de cuentas, tenía ya canónicamente Patrona – la Virgen del Lluch – y Patronos – los Mártires Bernardo, María y Gracia.

José Palacios Boquera

Valoración de nuestros lectores. Tu también lo puedes calificar.
[Votos totales: 4 - Valoración media: 4.8]

1 Comentario

  1. Responder

    Pero vamos a ver si nos aclaramos porque la retórica que se utiliza es torticera. ¿A través de que documento con anterioridad a 1987 la Iglesia declaró a los santos Bernardo, María y Gracia, patronos de Alzira?. Se lo contesto yo: ¡En ninguno!. Por mucho que digan Jordi y Pepe. ¿Y si la Virgen del Lluch no era Patrona Principal, si no solo Patrona, porqué su cofradía, siendo el señor Palacios presidente de la misma, en sus programas de fiestas lo ponía?. Gracia y María no estaban asociadas al patronazgo con su santo Hermano nada más que popularmente y por tradición, como por tradición (existen documentos de 1835 1891, etc…) los alzireños tenían por Patrona a la Virgen del Lluch que no lo fue canónicamente hasta 1978. Y eso, independientemente, de que todos sabemos que en el culto el Primero es Dios-Jesucristo, la Segunda la Virgen y los Terceros los Santos. Aquí da la sensación de que lo más importante siempre tenía que ser aquello donde estaba…. En fin ¡Dejémoslo estar. La condición humana!.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − siete =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar